Confrontando la ciudadanía en el asalto sexual

Gracias a brownfemipower para escribir este artículo y a yuri rojas para traducir. Versión en Inglés está aquí. English version is here.

Alerta: Si ha tenido malas experiencias con violencia sexual o la ciudadanía, este articulo puede desenterrar esas emocione.

¿Qué significa ser ciudadan@?  ¿Qué significa para ti ser ciudadan@ de cualquier país en que nasiste?

Como ciudadana del EE.UU., la constitución declara mis derechos.  Tengo el derecho a votar, tener un arma, etcetera.  Pero tambien tengo el derecho a una licencia de manejo, y por lo tanto un trabajo.  Tengo el derecho a un numero de seguro social, y por lo tanto, otra vez, un trabajo. Tengo derecho a servicios de bienestar (“welfare”), de desability y de desempleo.

Y aun más conmovedoramente, tengo el derecho a manejar, a rentar una casa, a llamar a la policía.

Estoy segura que todos podemos pensar en mas derechos—pero el punto de esto no es hacer una lista de cada privilegio que nos da la ciudadanía, si no, exponer o sacar a luz una identidad sobre cual es rara vez hablada: ciudadanía.

Leí, no con poco asco,  esta historia sobre una mujer joven que muy probable mente fue violada en una fiesta universitaria.  Aunque había mucha evidencia que indicaba que hubo una violación, no le realizaron un examen para victimas de violación y no le hicieron un examen apropiado para tratar los obvios signos de envenenamiento (sea por alcohol o por drogas para asalto sexual no importa) o los dolores del recto y piernas de cuales ella hablo.  El articulo correctamente nota del caso: “No eres victima de violación si no lo dice la policía que lo eres.”

No eres victima de violación si no lo dice la policía que lo eres.

Tomemos un minuto con las ramificaciones de esta oración.  Significa algo enorme para tod@s sobrevivientes de violación—pero significa algo especifico en terminos de la ciudadanía.  Si toma la nación/el estado para confirmar que sucedió una violación, ¿qué significa cuando requieren policía local verificar el estatus migratorio de cualquier persona quien parece “razonablemente” parece ser sospechoso de ser “ilegal”?

En una sociedad racista, heteropatriarcal, ¿quién “parece” ilegal? ¿Cuáles cuerpos son “ilegales” sólo por existir? ¿Y qué pasa cuando uno de esos cuerpos “ilegales” es violado?

La ciudadanía trae consigo muchas protecciones—no tenemos que preocuparnos de “parecer ilegal” en gran parte porque tenemos la protección de nuestras licencias de manejo.  Simultaneamente, con un poco de examinación,  es fácil ver cómo las “fronteras” de la ciudadanía son impermeables y flexibles.  También veremos que la falta de solidez trae consigo consequencias desastrosas igaualmente para inmigrantes y ciudadan@s.

Las preguntas son interminables:

¿Cuánt@s sobrevivientes de violencia sexual no reportan sus abusadores a la policia o van al hospital—no porque tengan verguensa de sobrevivientes, se sientan culpables y tengan miedo—pero porque la nación/el estado lo ha hecho ilegal para que proveedores de atención médica ayuden a gente sin chequear su estatus?  ¿Cuant@s sobrevivientes no están recibiendo ayuda porque saben que ir al gobierno significa no sólo la deportación—pero ser negad@ tratamiento (sólo ciudadan@s reciben eso) y/o ser violad@ de nuevo? ¿Cuánt@s sobrevivientes no están reportando violencia porque saben que reportarlo significa no sólo su encarcelamiento y deportación—pero también el encarcelamiento y deportación de sus seres queridos?

Violencia sexual es reportada a bajos niveles en comunidades  donde la ciudadania es un derecho de nacimeniento para la mayoría de la comunidad. ¿Qué es lo que se encuentra en comunidades donde la presión de mantenerser callad@ no solo es enorme, pero una condición necesaria para sobrevivir?

Hay tantas preguntas, pero tan pocas respuestas. Todos saben que las cosas estan mal, todos saben que solo ha estado enpeorando–y todos también saben que hablando con conductores de estudios, activistas o hasta con los vecinos puede traer la caida de redadas de ICE sobre sus comunidades. Apesar de que existen estatisticas y estudios sobre violencia en varias comunidades migrantes, de muchas maneras los estudios tienen fallas del principio. ¿Cuánta gente en verdad va a hablar? ¿Y cuáles recomendaciones pueden sugerir conductores de estudios que luego serían implementadas–cuando la violencia sexual en realidad no es violencia sexual para ciudadanos– a menos que lo diga la policía?

Ninguna de estas preguntas empiezan a abordar la cuestión de que si sí o no especifica ayuda cultural (por ejemplo: ¿Hay alguien con ella quien habla el idioma de la sobreviviente? ¿Hay alguien quien entienda las implicaciones culturales de hablarlo en público? ¿Hay materiales que le dan a ella dado en su idioma?) es disponible al sobreviviente.  Y además, apenas comienzan intentar explorar que es la violencia sexual.  ¿Es cuando una mujer pierde la custodia de su bebe por que fue llevada durante una redada en su trabajo? ¿Es cuando una mujer transsexual es alojada con homebres o en centros de detención segregados? ¿Es ser forzada a dar a luz en grilletes?

¿Que hacen mujeres inmigrantes cuando el “perpetrador” es la misma entidad que debe decidir si lo que han experienciado era violencia?

Yo se que he pintado una lamentosa imagen para sobrevivientes inmigrantes de asalto sexual en el EE.UU.*  Pero hay algo de esperanza.  Mucha, en realidad.  Organizaciones como la ACLU ( la Unión de Libertades Civiles de los Estados Unidos)  y Human Right’s Whatch (Vigilia de Derechos Humanos) han cido inmensamente importantes en ayudar sobrevivientes de asalto sexual recivir alivio. Y también están organizando.  Por ejemplo, como senaló Cara aqui, trabajadores domestic@s han sido particularmente exsitos@s en organizando para mejorar las condiciones del trabajo (i.e. un fin a la violencia sexual).

Pero la táctica que yo quería señalar, es la de l@s sobrevivietes dando testimonios.  Los testimonios son atestiguaciones que dan sobrevivientes de todos tipos de trauma como forma de politizar, documentar y testificar sus experiencias.  Quizas no tengan su día en corte, pero si pueden hablar.  Aunque testimonios han sido especificamente utilizados como un concepto por Latin@s, es algo que yo creo que todas culturas entienden y incluso hacen.  Un documental seguido es poco más que una forma de documentar un testimonio.

Para una mujer inmigrante, un testimonio es a menudo la unica justicia que ella vera.  Ella generalmente da su testimonio cuando una organización de confianca en la comunidad reune datos de vídeo de gente después de un trauma comunitaria como redadas en lugares de trabajo.  La mujer puede controlar lo que ella dice, como lo dice, y también como ella es representada en el vídeo.  Yo he visto testimonios donde mujeres nunca son vistas en la pantalla, donde parte de su cara esta oscurecida, y donde no hay nada oculto.

En los principales medios de comunicación, las historias de sobrevivientes son presentadas en formas de explotación–por ejemplo, nadie le dice a la mujer que los detalles íntimos de cuales habla seran accesibles permanentemente por la red/el internet.  Testimonios se diferencian en que son dirigidos por las necesidades del sobreviviente y son hechos dentro del contexto del movimiento.  En otras palabras, no hay sólo la imagen de una mujer llorando sobre  como la golpea su esposo y nada más.

La mujer da su historia de su propia manera en un intento para contestar la pregunta, “¿que se puede hacer?”  Ella testifica.  Explica como pasaron las cosas, lo que ella piensa que debería ver pasado, que le gustaría que pase, y que significa para ella ser alguien en este mundo quien la policía nunca estará de acuerdo que ha sido violada.

Tienes que buscar testimonios.  No son como estudios del gobierno o universidades que las toman por los medios de comunicación.  Generalmente, so colectadas por organizaciones activistas pro-inmigrante o por medios de comunicaciones independientes/ activistas para justicia de medios de comunicación.  Pero es importante buscarlos, y es esencial que sean vistos y compartidos. Los testimonios demuestran que tan terriblemente inadequada es la “solución” propuesta por organizaciones dominantes de pro-inmigrantes (la legalización) para tratar cosas como la violencia sexual.  Exigen que habran espacio para inmigrantes que no caben como parte de la narrativa del “buen inmigrante,” de la cual se han aferrado tantas dominantes organizaciones (especialmente las) Latin@s.

Pero más importante, los testimonios han dado voz a ell@s quien han sido abusad@s de algunas de las formas más horrorosa posibles y nos obligan rendir cuentas a esas voces.  Les dicen a otr@s sobrevivientes que sus palabras son importantes, que ell@s son importantes, y nosotr@s somos tan feliz y agradesid@s que han sobrevivido.

No hay respuestas faciles para sobrevivientes del asalto sexual en la comunidad inmigrante y no hay formas faciles para ayudar.  Sí, puedes “oprimir aquí para apoyar,” y sí que ayuda–pero la forma de ayuda que “arregla,” la  ayuda que “termina la violencia sexual,” no es tan facil.  Requerirá tomar un buen vistazo a lo que muchas feministas están invertidas profundamente: una respuesta por la nación/el estado a la violencia sexual. ¿O, esperamos para que la policía por fin diga que fue una violación?

Es tiempo para que nosotros con privilegios de ciudadania nos hagamos preguntas importanttes sobre nuestras propias políticas.  ¿Qué significaría para que por igual ambos ciudadan@ y no ciudadan@, si la policía no tuviera el poder de decidir quien es un sobreviviente?

Lo que sigue son ejemplos de testimonios.

Vídeo: varios testimonios dados después de una redada de trabajo en New Bedford Massachusetts.

Vídeo: un testimonio dado después de la misma redada.

* (debe ser notado que también hay condiciones parecidas para sobrevivientes inmigrantes de asalto sexual en otros paises, por ejemplo: En Canada, la agencia de servicios fronterizos de Canada intentaron arrestar a mujeres inmigrantes en un albergue para sobrevivientes de violencia domestica.)

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

One thought on “Confrontando la ciudadanía en el asalto sexual

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s